(011) 5263-9002  
titcomoahorrar

La mejor luz es la solar, así que conviene utilizarla lo más posible: abrir las cortinas, colocar tragaluces, claraboyas, etc.

Las mejores lámparas de bajo consumo ahorran hasta un 75% de energía (Clase A).

No dejar luces encendidas en ambientes en los que no hay nadie.

Conviene consumir alimentos de estación, producidos lo más cerca posible. Su conservación gasta menos en transporte y refrigeración.

Para calefaccionar, el termostato debe graduarse a 20°C o menos, usando algo de abrigo en el ambiente. Cada grado extra representa un 7% más de consumo energético.

Para enfriar ambientes, a través del uso de aires acondicionados o split, el termostato debe graduarse a 24° o más. Utilizar ropa clara y ligera que refleje de manera eficiente la radiación solar. Cada grado suplementario del termostato representa un 7% más de consumo energético.

Las heladeras deben descongelarse frecuentemente: la escarcha crea un aislamiento que exige más al compresor, consumiendo hasta un 20% extra. Las puertas deben cerrar herméticamente, con sus burletes en buenas condiciones; deben quedar cerradas cuando no se usa. También debe tomarse en cuenta que las heladeras viejas (de más de 10 años) tienen un alto consumo eléctrico: las más modernas poseen bajo consumo (hasta 1/3 de la electricidad las Clase A). Son caras, pero el ahorro de energía compensa la diferencia de costo.

Si quedan mucho tiempo en modo suspendido, las computadoras pueden consumir hasta el 70% de su consumo diario. Es mejor apagarlas.

Los artefactos eléctricos que no están siendo utilizados deben apagarse, porque aunque no estén encendidos consumen energía.

Son sistemas muy caros al inicio, pero si hay posibilidades de comprarlos, las energías alternativas para la generación de electricidad (tales como celdas fotovoltaicas, generadores eólicos, etc.), son opciones inmejorables.

Solo enchufar aparatos con resistencias, tales como planchas, cafeteras y estufas eléctricas, cuando vayan a ser utilizados.

Su consumo es muy alto. Las estufas de gas son preferibles a las eléctricas.

El lavarropas con la carga completa ahorra agua y electricidad. Conviene no utilizar el calentador de agua que traen algunos modelos: en su lugar hacer ingresar agua previamente calentada de calefones, termotanques a gas, etc.

pieempresa